Entrevista con Parviz Koohafkan, Director de la División de Desarrollo Rural de la FAO y Secretario Ejecutivo de la Conferencia Internacional sobre Reforma Agraria y Desarrollo Rural


"La CIRADR ayudó a colocar los temas de reforma agraria y desarrollo rural en la agenda internacional a través de un enfoque participativo de múltiples partes interesadas."

En esta entrevista, Parviz Koohafkan, Secretario Ejecutivo de la Conferencia Internacional sobre Reforma Agraria y Desarrollo Rural comparte con nosotros los resultados principales de la conferencia y como se preverá su seguimiento.

¿Cuál es la razón de una nueva conferencia sobre reforma agraria y desarrollo rural?

La última reunión global sobre este tema se llevó a cabo hace 27 años en 1979, en la Conferencia Mundial sobre Reforma Agraria y Desarrollo Rural. Había llegado el momento de reunirse una vez más sobre este tema. Con aproximadamente 900 millones de personas, (75% de la población pobre) viviendo en zonas rurales y dependiendo del acceso a la tierra y otros recursos naturales para sus medios de subsistencia, se han realizado numerosos llamados para ayudar a los pobres a lograr un acceso seguro a la tierra y a recursos tales como tecnologías, créditos, mercados e insumos. Procesos de reforma agraria han sido implementados en muchos países: algunos han sido exitosos mientras otros han fracasado. Para millones de campesinos pobres, acceso seguro a la tierra es una lejana realidad y para muchos de ellos la falta de acceso a la tierra está estrechamente vinculada a la pobreza.

Por esa razón los Estados miembros de la FAO vieron positivamente la propuesta realizada por el gobierno Brasileño durante el Comité sobre Agricultura en abril de 2005 de realizar una Conferencia Internacional sobre la Reforma Agraria y el Desarrollo Rural (CIRADR) en Porto Alegre en 2006. Apoyaron la recomendación del comité durante el Consejo de la FAO en Junio de 2005. A pesar de haber tenido tan poco tiempo para organizar el evento, la Secretaría de CIRADR logró reunir apoyo financiero y técnico de varios gobiernos y organizaciones internacionales. El personal de la División de Desarrollo Rural estuvo involucrado en la preparación de la conferencia junto con otros colegas de la División de Información, la oficina legal y las diferentes oficinas regionales y representaciones así como con el FIDA. Muchos países y expertos también participaron en la preparación de estudios de caso o en la redacción de los principales documentos de apoyo utilizados durante la conferencia.

¿Cuáles fueron los principales resultados de la Conferencia?

Del 7 al 10 de marzo de 2006, 1400 participantes incluyendo unos 450 ONG observadores, delegaciones de 96 países miembros de la FAO, expertos internacionales y representantes de más de 130 organizaciones de campesinos y de la sociedad civil se reunieron en Porto Alegre. Durante los cuatro días de la conferencia, los participantes compartieron y debatieron usando como base las experiencias de diferentes reformas agrarias en el mundo. Se analizó el impacto, procesos, mecanismo, se evaluaron los roles de los diferentes actores involucrados y se discutieron propuestas para el futuro.

Al final de la conferencia se adoptó una declaración final invitando a todos lo gobiernos a adoptar políticas que promuevan la reforma agraria y el desarrollo rural en beneficio de los más pobres y marginados.

Los Gobiernos se comprometieron a desarrollar mecanismo para el diálogo y la cooperación para fortalecer los procesos de reforma agraria y desarrollo rural tanto en el ámbito nacional como en el internacional y establecer mecanismo para la evaluación progresiva en dichas áreas. Reafirmaron que “el acceso más amplio, seguro y sostenible a la tierra, el agua y demás recursos naturales relacionados con los medios de vida de las poblaciones rurales son fundamentales para la erradicación del hambre y de la pobreza, contribuye al desarrollo sostenible y debería por ello ser parte integral de las políticas nacionales.” También reiteraron su compromiso en alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio y reconocieron que “ la inseguridad alimentaria, el hambre y la pobreza rural son generalmente el resultado del desequilibrio que caracteriza el actual proceso de desarrollo que impide un acceso más amplio a la tierra, al agua y demás recursos naturales y otros bienes, de manera sostenible .”

Sesiones temáticas especiales llevadas a cabo de manera paralela, realizaron recomendaciones específicas para el seguimiento a la conferencia así como sugerencias concretas o compromisos para la implementación de las actividades relacionadas con los temas discutidos. Asimismo, también fueron presentadas iniciativas de los socios, de las cuales se firmaron seis alianzas durante la conferencia. Por ejemplo, se firmó un acuerdo el 10 de marzo entre la FAO y los países de habla portugués para fomentar las capacidades nacionales en cuestiones de régimen de propiedad, manejo de la tierra y cuestione legales.

¿Cuáles temas fueron discutidos durante las sesiones temáticas?

El diálogo entre las diferentes partes interesadas fue particularmente dinámico y fructífero durante los diversos eventos paralelos de la conferencia. Unas 27 sesiones temáticas especiales fueron organizadas por las ONGs, organizaciones de la sociedad civil o redes, universidades, gobiernos u organizaciones internacionales (FAO, FIDA, IFPRI, PNUD, Banco Mundial, etc). Once sesiones relacionadas a temas de país o experiencias regionales (Brazil, India, Sud Africa, Africa, Asia y el Pacífico y Europa del Este etc.) también fueron llevadas a cabo. Durante otras sesiones se discutieron los temas de reforma agraria y desarrollo rural desde el punto de vista de grupos específicos: mujeres (2 sesiones el 8 de marzo), las poblaciones pobres rurales, Pueblos indígenas, juventud, poblaciones de montaña, y redes de temas de desarrollo rural.

También se realizaron discusiones de temáticas diversas tales como: derecho a la tierra, agricultura orgánica, sistemas tradicionales agrícolas, investigación, agricultura y desarrollo rural sostenibles (ADRS). Una de las sesiones estuvo dedicada a los indicadores de reforma agraria y desarrollo rural y sus mecanismos relacionados con la recolección y análisis de datos. Las mujeres fueron las que mayores resultados obtuvieron de la conferencia. La sincronización no pudo haber sido mejor dado que el 8 de marzo se celebraba el Día internacional de la mujer, durante la conferencia. Una celebración especial durante la Conferencia fue llevada a cabo por dos mujeres líderes africanas que fungian de presidentes de la sesión – la ministra de Agirucltura y asunto de tierra de Sud Africa, Angela Thokozepe Didiza y la Embajadora de ZImbabwe ante la FAO, Mary Margaret Muchaza. Una marcha de mujeres reunió tanto a mujeres rurales como a representantes de la sociedad civil.

¿De qué manera participaron las ONGs y los representantes de la sociedad civil?

Cuando los miembros de la FAO accedieron a organizar la conferencia sabíamos que el diálogo sobre el tema sensible de reforma agraria no habría sido fácil. Sin embargo, uno de los resultados impresionantes de la conferencia fue el diálogo constructivo y productivo entre representantes de gobiernos y miembros de organizaciones campesinas y de la sociedad civil.

Representes de la sociedad civil y de movimientos sociales participaron de manera active durante todo el proceso de la conferencia constituyendo un precedente importante para la FAO ya que tuvieron la oportunidad excepcional de intervenir durante la apertura, el desarrollo y la clausura de la plenaria y en las sesiones técnicas con igualdad de derechos. La declaración de la sociedad civil fue incluida en el documento oficial de la conferencia. La coordinadora global de Via Campesina realizó uno de los discursos de apertura de la Conferencia. El 8 de marzo, una delegación de mujeres fue recibida por la plenaria y la presidenta, la ministra de agricultura de Sud África, compartió una canción al final del encuentro. Un constructivo debate sobre “Reforma agraria, justicia social y desarrollo sostenible” fue organizado por 7 representantes de la sociedad civil y 7 gobiernos. La declaración final del Foro paralelo de la sociedad civil llamado "Tierra, territorio y dignidad" fue presentado durante la conferencia por una delegación numerosa. ONGs y representantes de la sociedad civil participaron de manera activa durante las sesiones temáticas especiales, participando u organizando muchos de los eventos. La Conferencia también le abrió las puertas a la sociedad civil para participar como observadores durante las negociaciones de la declaración final del Comité de redacción. Los representantes de la sociedad civil proporcionaron colaboraciones significativas durante la preparación de la conferencia, para la elaboración de documentos (especialmente los estudios de casos) y durante las discusiones.

Siguiendo con el espíritu de amplia colaboración, la Declaración final afirmó el rol fundamental que juegan tanto gobierno como la sociedad civil en la implementación sostenible de reforma agraria y políticas de desarrollo rural mientras reconoce “ el papel decisivo del Estado en proporcionar oportunidades justas y equitativas y en promover la seguridad económica básica para mujeres y hombres como ciudadanos con iguales derechos.

También se llevó a cabo un Foro de la sociedad civil paralelo a la conferencia. ¿De qué manera interactuaron ambos eventos?

El Foro de la sociedad civil reunió a unos 800 participantes de más de 120 organizaciones de pequeños campesinos, productores agrícolas, los sin tierra, mujeres, jóvenes, pescadores, pastores y pueblos indígenas, incluyendo así una amplia gama de grupos críticos para la reforma agraria y el desarrollo rural. A pesar de preocupaciones de que la región latinoamericana o el país organizador pudieran tener representaciones numerosas, el foro no fue dominado por temas de la región.

El Foro fue organizado por el Comité Internacional de Planificación de ONG/OCS para la Soberanía Alimentaria (CIP) que organizó el Foro para la soberanía alimentaria paralelo a la Cumbre sobre la Alimentación Mundial: cinco años después en junio de 2002. El CIP y la Via Campesina fueron capaces de manejar las inevitables presiones políticas en Brasil, que incluyeron las implicaciones causadas por la ocupación de una agroindustria en Porto Alegre por parte de la sección de mujeres del Movimento sem terra. El foro desarrolló el concepto de seguridad alimentaria como plataforma de política común que comienza a ser utilizado en los mensajes de los gobiernos, como por ejemplo durante la participación del Ministro Brasileño Rosseto durante la Conferencia y del presidente de Malí durante la Conferencia Regional de la FAO para África de 2006.

Dado el poco tiempo disponible para organizar la conferencia y la complejidad de los procesos consultivos, la CIRADR demostró la creciente capacidad y sofisticación de la sociedad civil a la hora de movilizarse de manera independiente, negociar posiciones comunes y dar voz a determinadas perspectivas de manera vigorosa, creativa y políticamente muy astuta. A través de un proceso consultivo, participantes en el Foro identificaron voceros de la sociedad civil con un equilibrio regional para el debate conjunto con gobiernos durante la Conferencia.

La combinación de eventos paralelos y comunes fue un éxito y demostró ser muy estimulante tanto para el foro como para la conferencia. El apoyo político y el rol positivo de promoción de las organizaciones de la sociedad civil son activos clave en el desafío de promoción de una agenda global sobre temas de reforma agraria.

¿Cuáles son los siguientes pasos?

La conferencia ha llegado a su fin pero representa un punto de partida. El valioso intercambio de experiencias y de estudios de caso y buenas prácticas analizados y discutidos durante la conferencia y su preparación deben continuar. Diversos eventos paralelos y asociaciones también destacaron la necesidad de creación de redes sobre que traten estos temas. La necesidad de establecer indicadores para evaluar el progreso también fue resaltada.

En la declaración final de la Conferencia se recomendó que el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial de la FAO, a celebrar su próxima reunión en septiembre de 2006, adoptara un conjunto de directrices para informar sobre los progresos alcanzados en la implementación de la declaración con la participación de la sociedad civil y otras agencias de las Naciones Unidas que traten temas de soberanía y seguridad alimentaria, reforma agraria y desarrollo rural. Al próximo Consejo de la FAO, en noviembre 2006, se le solicitaría examinar posibles mecanismos de seguimiento para prestar apoyo a países en la implementación de los resultados de la CIRADR.

El CIP ya contactó la FAO para discutir sobre el seguimiento de la conferencia y ha propuesto la creación de un grupo de trabajo sobre reforma agraria incluyendo representantes de campesinos, los sin tierra, pescadores, trabajadores rurales, pastores, mujeres, jóvenes y Pueblos indígenas así como participantes de la FAO y del FIDA. El CIP también está listo para trabajar en la preparación de documentos técnicos, usando la experiencia de la sociedad civil.

¿Qué papel juegan las redes?

La CIRADR ha demostrado el valor del trabajo de la FAO a través de mecanismos de consultas o redes en lugar de la tradicional relación con organizaciones individuales.

Cuatro sesiones temáticas especiales ilustraron el rol de las redes en el intercambio de experiencias y en la promoción de temas de la reforma agraria y desarrollo rural, de políticas a nivel nacional, regional e internacional. Insistieron en la necesidad de fortalecer dichas redes a través de intercambios entre los diferentes niveles. La Red del sistema de las Naciones Unidas para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria que ayudó a organizar las sesiones temáticas especiales de la conferencia, así como la Coalición internacional para el acceso a la tierra son algunos buenos ejemplos de redes que pueden jugar un papel importante en el seguimiento a la conferencia.

¿Cuáles son sus expectativas en relación con el seguimiento a la conferencia?

La CIRADR ayudó a colocar los temas de reforma agraria y desarrollo rural en la agenda internacional a través de un enfoque participativo de múltiples partes interesadas. Ahora existe una mayor conciencia entre los Estados miembros para tratar desafíos relacionados con la reforma agraria y el desarrollo rural. El proceso de informe nacional dio la oportunidad a los países de reflexionar sobre su situación específica con el fin de aprender y tomar en consideración los éxitos, las situaciones sin resolver así como los desafíos. El diálogo entre gobiernos, organizaciones internacionales y la sociedad civil fue exitoso. La cobertura de los medios también fue positiva. La organización de la conferencia fortaleció el espíritu de equipo en la División de Desarrollo Rural.

Espero que todos los resultados positivos puedan convertirse en una agenda común para la FAO, la sociedad civil y gobiernos con respecto a la dirección que se deberá tomar, con un enfoque de interés por parte de la FAO, asegurando que recursos adecuados y tiempo del personal sean asignados a largo plazo. Con esta conferencia, la comunidad internacional se comprometió a crear mecanismos para el diálogo y la cooperación para fortalecer procesos de reforma agraria y desarrollo rural tanto en el ámbito nacional como el internacional estableciendo mecanismos de evaluación periódica del progreso en dichas áreas. Hay mucho trabajo por hacer y nos sentimos muy orgullosos de formar parte de este diálogo y de ser facilitadores del proceso.

Para mayor información sobre la Conferencia, visite el sitio internet de la CIRADR www.icarrd.org

Lea la declaración final en http://www.icarrd.org/es/news_down/FinalDeclaration_Es.pdf

Lea artículos publicados en ediciones anteriores de la Red del sistema de las Naciones Unidas para el desarrollo rural y la seguridad alimentaria en http://www.rdfs.net/news/news/0512ne/0512ne_ICARRD_es.htm

 


Aviso: Las opiniones expresadas en esta entrevista no entrañan juicio alguno ni por parte de la Red del Sistema de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Rural y Seguridad Alimentaria ni por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.